Vividores de la politiquería

Por: Ricardo Montanía

 

EMAIL ANONIMO.

Ya desde los primeros tiempos del “cristianismo”, este fue muy bien definido por escritores romanos: “Una nueva y maléfica superstición”, “Una superstición desenfrenada y perversa”. Les escribo desde Costa Rica, un pequeño país de América Central, de “herencia española”, y por lo tanto, con “intelectualidad que huele a sacristía”, para robarle una expresión al escritor español Abel Paz. En Costa Rica se han dado una serie de sucesos que revelan la podredumbre de las sectas cristianas, como el tal Pastor Zacarías, un descarado estafador encarcelado por abusos sexuales contra feligresas, mientras que supuestamente les “sacaba el diablo”, les introducía el pene desvergonzadamente.

Otro caso, más sonado por tratarse de la “mayoritaria” secta católica, fué el del padre Minor Calvo, un fanaticoide de la peor especie y metido a “empresario radiofónico”. Llegó al atrevimiento de amenazar con violencia física si se exhibía la película ” La Ultima Tentación de Jesucristo”. A base de contribuciones de miles de babosos (majes en buen lenguaje costarricense), se daba una vida de lujos. Su desenmascaramiento empezó cuando en el programa radial de crítica política “La Patada”, se reveló un reporte policial en el cual se revelaba que el tal Padre Minor fue sorprendido a altas horas de la noche en un sitio solitario en compañero de un jovencito de claras inclinaciones homosexuales. La “explicación” del tal Minor merece un lugar en el Museo Mundial de las Salidas Estúpidas “Solo le estaba enseñando a manejar al jóven”, si claro, con el auto detenido, vidros polarizados y tremendo nerviosismo, al ser sorprendido por los policías.

Lo anterior desató la furia de Minor, por cuanto este Torquemada Televisivo, había basado su “mensaje” en un hipócrita ataque a cualquier liberalidad, por ejemplo atacaba modelos profesionales que ni siquiera han enseñado un seno. El tal Padre Minor no resultó más que un homosexual ebrio de poder, verdadero “genio del odio”, para utilizar una expresión nietzschiana, típico producto de una madre estúpida y dominante, igual que los casos probados de dos homosexuales perseguidores e inquisidores, Adolfo Hitler y Edgar J. Hoover, el fatídico Director del F.B.I. Adolfo Hitler fue monaguillo y sus actitudes antisemitas correspondían más a un antijudaismo no tanto político como típicamente cristiano, “al combatir a los judios cumplo con la tarea del Señor”, como escribió en Mein Kamp. Uno de los amantes de Hitler parece haber sido el pandillero Ernst Roehm, asesinado en la “Noche de los Cuchillos Largos ” por conveniencias políticas y también para encubrir el pasado homosexual del planeador del asesinato masivo, “industrial”, de 6 millones de judios y al menos unos tres millones de prisioneros de guerra soviéticos, la mayoría dejados morir de hambre.

Edgar J. Hoover engañó a la sociedad estadounidense con la imagen de “niño bueno que adoraba a su madre”, mientras montaba un sistema de espionaje esbirro y represión dentro de la “democracia de Estados Unidos”, digno de un Beria o un Himmler. Y tremendas orgías homosexuales armaba Hoover con su asistente, en realidad su amante, en hoteles de lujo, todo con los impuestos que los gringos idiotas pagaban mientras se maravillaban de las hazañas de los “Hoover`s Kids”, en su lucha contra la “nefasta penetración comunista” y otras conspiraciones imaginarias, pero muy útiles para mantener a la sociedad estadounidense en “la tensión de la lucha contra un enemigo extranjero poderoso y de esa forma justificar la tiranía interna”, como lo describe muy bien George Orwell en su “1984”.

Y volviendo al padre Minor, las revelaciones sobre sus inclinaciones homosexuales solo fueron el principio, al detectarse anomalías en el manejo financiero de las enormes sumas que diariamente recibía su estación radiofónica por las contribuciones de los ingenuos “fieles”, se empezó a crear un cerco en torno al valiente periodista Parmenio Medina Pérez, el corajudo denunciante, hasta que este fue asesinado el 7 de Julio del año pasado, y este crimen permanece en absoluto misterio y terminará en total impunidad, pues en Costa Rica, “democracia ejemplar”, los vividores de la politiquería, los curas y pastores parásitos, valga la redundancia, son una misma banda de gansters. Si es de interés de quienes editan la página WEB Herencia Cristiana, este escandaloso caso de corrupción politiquera-teocrática, puedo suministrarles más información. Como escribió Friedrich Nietzsche en su genial libro El Anticristo: “Contra el sacerdote no se tienen razones, se tiene el presidio”.

Diez mitos -y diez verdades- acerca del Ateísmo

Por: Sam Harris

LOS ANGELES TIMES – 24 DE DICIEMBRE DE 2006

Traducción de Ricardo Montanía 

Varias encuestas indican que el término “ateo” ha adquirido un extraordinario estigma en los Estados Unidos de tal forma que ser un ateo es ahora un perfecto impedimento para una carrera en la política ( entendida de tal manera en que ser Musulmán u homosexual no lo es). De acuerdo a una reciente encuesta de Newsweek, solo el 37% de los Americanos votarían para presidente a un ateo, que sea calificado en otros aspectos.

A menudo se imagina a los ateos como intolerantes, inmorales, deprimidos, ciegos a la belleza de la naturaleza y dogmáticamente cerrados a la evidencia de lo sobrenatural.

Aún John Locke, uno de los grandes patriarcas de la iluminación, creía que al ateísmo no se debería “tolerar del todo”, porque, decía él, “promesas, acuerdos y juramentos, que mantienen juntas las sociedades, podrían no ser mantenidas por los ateos”.

Eso fue 300 años atrás. Pero en los Estados Unidos hoy, algo parece haber cambiado. Un destacado 87% de la población  afirma “nunca haber dudado” de la existencia de Dios; unos pocos 10% se identifican a sí mismos como “ateos”- y su reputación parece ir en deterioro.

Como es sabido que los ateos suelen estar entre la gente más inteligente y científicamente formada en cualquier sociedad, parece ser importante desinflar los mitos que les impiden jugar un papel mayor en el discurso nacional.

  1. Los ateos creen que la vida no tiene sentido.

Por el contrario, la gente religiosa suele quejarse de que la vida no tiene sentido e imaginan que solo pueden ser redimidos por la promesa de felicidad eterna más allá de la tumba. Los ateos tienden a ser bastante seguros de que la vida es preciosa. A la vida se imbuye de significado viviéndola plenamente. Las relaciones con aquellos que amamos son significativas ahora, no necesitan ser eternas para eso. Los ateos tienden a encontrar este miedo como una insignificancia… bueno… sin significado.

  1. El ateísmo es responsable por los más grandes crímenes de la historia.

La gente de fe suele afirmar que los crímenes de Hitler, Stalin, Mao y Pol Pot fueron el producto inevitable de la no creencia. El problema con el fascismo y el comunismo, sin embargo, no es que sean muy críticos de la religión; el problema es que son demasiado parecidos a la religión. Tales regimenes son intrínsecamente dogmáticos y generalmente hacen surgir cultos a la personalidad indistinguibles de los cultos a los héroes religiosos.

Auschwitz, el GULAG y los campos de la muerte no son ejemplos de lo que pasa cuando los humanos rechazan el dogma religioso; son ejemplos de los estragos que causan los dogmas políticos, raciales y nacionalistas.

No hay sociedades en la historia humana que han sufrido porque su pueblo se haya vuelto demasiado razonable.

  1. El ateísmo es dogmático.

Judíos, Cristianos y Musulmanes afirman que sus escrituras son tan proféticas de las necesidades humanas que solo pudieron haber sido escritas bajo la dirección de una deidad omnisciente.

Un ateo es simplemente una persona que ha considerado esta afirmación, leído las escrituras y encontrado las afirmaciones ridículas. No es necesario tener fe en algo, o ser de alguna manera dogmático para rechazar creencias religiosas injustificadas. Como el historiador Stephen Henry Roberts (1901- 1971) dijo en una ocasión: “ Te reto a que ambos somos ateos. Solamente que yo creo en un dios menos que tú. Cuando entiendas porque desestimaste los otros posibles dioses, entenderás porque desestimo al tuyo”.

  1. Los ateos creen que todo en el universo surgió por azar.

Nadie sabe porqué el universo existió. En efecto, no está enteramente claro que podamos hablar coherentemente acerca del “comienzo” o de la “creación” del universo, estas ideas invocan el concepto de tiempo y aquí hablamos del origen del espacio-tiempo en sí mismo.

La idea que los ateos creen que todo fue creado al azar es también utilizada regularmente como crítica a la evolución darwinista. Como explica Richard Dawkins en su maravilloso libro “El espejismo de Dios”, “esto representa una absoluta mala interpretación de la teoría evolucionista.” Aunque no sabemos precisamente como la química temprana de la tierra engendró la biología, sabemos que la diversidad y la complejidad que vemos en el mundo viviente no es un producto del mero azar. La evolución es una combinación de mutación aleatoria y selección natural. Darwin utilizó la frase “selección natural” por analogía con “selección artificial”, utilizada por los criadores de animales. En ambos casos,  la selección ejerce un efecto altamente no aleatorio en el desarrollo de cualquier especie.

  1. El ateísmo no tiene conexión con la ciencia.

Aunque es posible ser un científico y creer en Dios- como algunos científicos parecen decir- no hay dudas de que un involucramiento con el pensamiento científico tiende a erosionar antes que a apuntalar la fe religiosa. Si tomamos a USA como ejemplo: la mayoría de las encuestas hechas al público en general muestra un 90% de creencia en algún Dios personal; sin embargo el 93% de los miembros de la Academia Nacional de Ciencias no es creyente. Esto sugiere hay pocos modos de pensar menos adecuados a la fe religiosa que el pensamiento científico.

  1. Los ateos son arrogantes.

Cuando los científicos no saben algo- como porqué el universo empezó o como se formó la primera molécula auto-replicante – lo admiten. Pretender que se sabe cosas que en realidad no se saben implica una enorme negativa para la ciencia. Y sin embargo es la sangre que da vida de las religiones basadas en la fe. Una de las monumentales ironías del discurso religioso se ve en la frecuencia con que la gente de fe se auto alaban por su humildad, mientras afirman conocer hechos acerca de la cosmología, la química y la biología que ningún científico conoce. Cuando consideran cuestiones acerca de la naturaleza del cosmos y nuestro lugar en él, los ateos tienden a basar sus opiniones en la ciencia. Esto no es arrogancia; es honestidad intelectual.

  1. Los ateos son cerrados a la experiencia espiritual.

No hay nada que impida a un ateo experimentar el amor, el éxtasis, arrobamiento y sobrecogimiento; los ateos pueden dar valor a estas experiencias y buscarlas regularmente. Lo que los ateos no suelen hacer es hacer injustificadas (e injustificables) afirmaciones acerca de la realidad basados en esas experiencias. No hay dudas de que algunos Cristianos han transformado para mejor su vida leyendo la  Biblia y rezando a Jesús.

¿Qué prueba esto?

Prueba que ciertas disciplinas de atención y códigos de conducta pueden tener un profundo efecto en la mente humana. ¿Sugieren estas experiencias que Jesús es el único salvador de la humanidad? Ni remotamente- porque Hindúes, Budistas,  Musulmanes e incluso ateos tienen experiencias similares-.

No hay en efecto ningún Cristiano en la tierra que sepa si Jesús usaba barba más que si nació de una virgen o que si se levantó de entre los muertos. Estas simplemente no son la clase de cosas que una experiencia espiritual pueda autenticar.

  1. Los ateos creen que no hay nada más allá de la vida y el entendimiento humanos.

Los ateos son libres de admitir los límites del entendimiento humano de una manera en que los religiosos no pueden. Es obvio que no entendemos del todo el universo; pero es aún más obvio que ni la Biblia, ni el Corán reflejan un mejor entendimiento de él.

No sabemos si habrá vida compleja en algún otro lugar del cosmos, pero podría. Si la hubiera, tales seres podrían haber desarrollado un entendimiento de las leyes naturales que excedan vastamente a las nuestras. Los ateos pueden hacer esas suposiciones, incluso pueden admitir que si existieran brillantes extraterrestres, los contenidos de la Biblia y el Corán serían aun menos impresionantes que lo que son para los humanos ateos.

Desde el punto de vista ateo, las religiones del mundo trivializan completamente la belleza real de la inmensidad del universo. Nadie debe aceptar algo que no tenga suficiente evidencia para aceptar tal observación.

  1. Los ateos ignoran el hecho de que la religión es extremadamente beneficiosa para la sociedad.

Aquellos que enfatizan los buenos efectos de la religión parecen nunca percibir que tales efectos fallan en demostrar la verdad de cualquier doctrina religiosa. Es por eso que tenemos términos como “pensamiento deseoso” y  “auto-decepción”. Hay una profunda diferencia entre un espejismo consolador y la verdad.

En cualquier caso, los buenos efectos de la religión pueden ser discutidos. En la mayoría de los casos, parece que la religión da a la gente malas razones para comportarse bien, cuando hay buenas razones disponibles. Pregúntese a sí mismo, si qué cosa es más moral, ayudar a los pobres preocupados por su sufrimiento, o hacerlo así porque el creador del universo desea que lo haga, que lo recompensará por hacerlo o lo castigará si así no lo hiciere.

  1. El ateísmo no provee bases para la moralidad.

Si una persona aún no comprendió que la crueldad está mal, ciertamente no descubrirá eso leyendo la Biblia o el Corán—esos libros desbordan de crueldad humana y divina.

No obtenemos moralidad de la religión. Nosotros decidimos que es bueno en nuestros buenos libros recurriendo a las intuiciones morales que (en cierto nivel) están impresos en nosotros y que han sido refinados por miles de años de pensar acerca de las causas y posibilidades de la felicidad humana.

Hemos hecho un considerable progreso moral a través de los años y no lo hicimos leyendo la Biblia o el Corán más atentamente. Ambos libros condonan la práctica de la esclavitud— mientras todo humano civilizado reconoce que la esclavitud es una abominación. Cualquier cosa que sea buena en un escrito —como la regla dorada— puede ser valorada por su sabiduría ética sin que debamos creer que nos fue traída por el creador del universo.

Credo Ateo

Credo Ateo

Por: PZ Myers

Del blog Pharyngula, traducido por Ricardo Montanía

El Blog Pharyngula está descripto por su autor como “Evolución, desarrollo y eyaculaciones biológicas aleatorias de un ateo liberal”. 

Ateismo

Una de las razones por las cuales los ateos debemos ser enérgicos y firmes es que flotamos solos en un vasto mar de ignorancia.
El caso que nos ocupa es el de un artista que obviamente nunca conoció a un ateo
He aquí su descripción de la pintura de la derecha;

Estoy expresando mis sentimientos hacia la idea misma del Ateísmo. Casi tengo pena por aquellos que tienen tales creencias. No estoy diciendo que éstas sean erradas o correctas. Sólo digo que lo que creen es más deprimente que cualquier otra posibilidad.Así hice esta simple pintura, para expresar mis sentimientos por alguien que cree en nada.
Aquí vemos a una persona sentada en una habitación vacía, sin puertas ni ventanas. Lo que es más problemático es el hecho de que ésta persona desea estar ahí y no quiere abandonar su silla. Sólo, rechazado, y perdido en los recovecos del tiempo, sin nada a lo cual aferrarse o sostener como un símbolo de su propia identidad. Aquellos que buscan la nada como un premio deberían captar esto.
No creo que los ateos siquiera crean en el amor, lo que es la parte más triste.Si esta pintura lo ofende, recuerde que no está dirigida a usted. Incluso si es un ateo.

¿Los ateos no creen en el amor? ¿De dónde proviene este sinsentido?
Este tipo es un idiota que se sienta en solitario imaginando qué es lo que los ateos piensan y realiza su ridícula pintura basado en la idea que los ateos son solitarios nihilistas que no creen en nada. Conozco a muchos ateos y no, su descripción no es exacta
La pintura no me ofende, Solamente me enferma la petulante ignorancia de su creador. Se han hecho muchos comentarios, todos ellos han sido escondidos por el anfitrión….. lo cual nos dice quien ha tenido sus ojos fuertemente cerrados en este debate. Pienso que el autor necesita retitular su pintura como “Autorretrato”.
Este ateo, simplemente cree en todo lo que Es (lo cual es mucho) y no cree en lo que No Es ( cuya negación parece representar para algunos teístas una completa negación del universo…lo cual nos dice más acerca de sus elusivas mentalidades que de las nuestras).
Dado que el artista no entiende que creemos en algo (incluido el amor), aquí hay un corto y simple credo para los sindioses.

Un credo ateo

Creo en el tiempo,
la materia y la energía,
las cuales constituyen el mundo entero.

Creo en la razón, la evidencia y la mente humana,
las únicas herramientas que tenemos.
Ellas son el producto de fuerzas naturales
en un majestuoso pero impersonal universo
mayor y más rico que lo que podamos imaginar,
una fuente de interminables oportunidades de descubrimiento.

Creo en el poder de la duda.
No pido seguridades tranquilizadoras,
sino abarcar las preguntas
y poder enfrentar mis propias creencias.

Acepto la mortalidad humana.

Tenemos una sola vida;
breve y llena de conflictos,
con chispas de amor y comunión,
comprensión y exploración,
de belleza y creación de nueva vida,
de nuevo arte y nuevas ideas.

Me regocijo en esta vida que tengo
y en la grandeza del mundo que me ha precedido
y en una tierra que  persistirá después de mí.

 

 

Contra qué nos levantamos

Por: Eric McMillan

Traducido por Ricardo Montanía

Las cuestiones que los escépticos  examinan

El escepticismo, en el sentido que utilizamos la palabra, es una aproximación a la investigación crítica. No dice que no podemos saber nada. Ni se opone a las creencias. Todos necesitamos algunas creencias para la vida.
Pero el escepticismo moderno exige cuestionar lo que nos piden creer o practicar. Nos exige basar nuestras creencias y prácticas en la mejor evidencia disponible, y estar preparados a desecharlas cuando se demuestra que no tienen fundamento  o son superadas por alternativas mejores. En fin, considera el mundo científicamente.
La investigación crítica se puede aplicar a todos los aspectos de la vida desde lo  más mundano (qué marca de detergente debería comprar?) a lo más profundo (tiene algún propósito la vida?).
Sin embargo el movimiento escéptico se ha centrado en las afirmaciones paranormales  y la seudo ciencia. Es por  lidiar con estas cuestiones  que los modernos escépticos son bien conocidos.
Para tener una idea de qué trata el escepticismo moderno, observemos algunas de las interesantes cuestiones que los escépticos han tratado. Los temas que los escépticos han investigado se pueden dividir en dos grupos principales:

 A. CREENCIAS Y PRÁCTICAS PARANORMALES
Paranormal significa “al lado de lo normal” o  “paralelo a la realidad normal”. Incluye los fenómenos que son supuestos supernaturales y se sostiene  son inexplicados por la ciencia – a veces incluso inexplicables por la ciencia.
He aquí algunos ejemplos, sin ningún orden en particular:Fantasmas • Astrología • Contadores de fortuna • Síquicos • Curadores por la fé • Buscadores de agua• Comunicación con los muertos • Cristales • Doblado síquico de cucharas • Canalización • Vidas Pasadas • OVNIS •  Abducciones por extraterrestres• Clarividencia • Auras•Telekinesis • Triángulo de las Bermudas • Estatuas que suspiran-  • Profecías de Nostradamus • Experiencias cercanas a la muerte• Código de la biblia  • Proyección astral •Poder de las pirámides •Efectos de la luna llena • Profecías • Cartas del Tarot• Detectives Síquicos • Mediums• I Ching • Hadas • Atlantis • Lectura de la palma de las manos • Círculos en el maíz • Cirugía síquica…. 

B. SEUDOCIENCIA
“Seudo” significa “falso” , así que esta categoría es acerca de ciencia falsa – cosas a las que se ha dado una aureola de  legitimidad científica pero no obstante son ácientíficas, ilógicas, o no apoyadas por la evidencia:

Parasicología• Homeopatía • Naturopatía • Iridiología• Creacionismo •Criptozoología (pie grande, Nessie) • recuperación de la memoria  • comunicación facilitada • Quiropraxia • Aromaterapia • Velikovsquismo • Máquinas de movimiento perpetuo•  Grafología •  Astronautas antiguos •  Combustión humana espontánea •Biorritmos • Iridiología • Toque terapéutico •  Cara en Marte • Mito del no aterrizaje en la luna• Reflexología.

Algunos de estas cuestiones, tales como las del fenómeno OVNI y los avistamientos  de Nessie, pueden estar en  ambas categorías   dependiendo de cómo se están proponiendo. Algunos defensores de OVNIS, por ejemplo, demandan que los objetos voladores no identificados son extraterrestres que visitan la tierra en las naves espaciales, estas son afirmaciones dudosas pero son por lo menos científicamente posibles y empíricamente comprobables, mientras que otros sostienen que los OVNIS son manifestaciones psíquicas, lo que las pone en el campo paranormal.
Entonces hay algunas cuestiones que no encajan fácilmente en el campo paranormal o el de las seudo ciencias.

C. ÁREAS GRISES
En esta categoría, miscelánea, se incluye a los fenómenos  que no son necesariamente paranormales o pseudo científicos que han sido escudriñados, así como cuestiones sobre las cuales los escépticos, como grupo, están indecisos acerca de si deben ser sometidos a investigación científica. Ejemplos:

Ciencia Nueva • Afirmaciones Religiosas • Cultos • Hipnosis •  Asesinatos conspiraticios •  Psicoanálisis •  Drogas sico terapéuticas •Afirmaciones políticas• Efectos de la oración • Negación del holocausto • Racismo • Fusión fría• Efectos placebo • Vida después de la muerte • Moralidad….

Según algunos escépticos,   toda creencia o práctica de los seres humanos puede debe ser sometida al escrutinio crítico. Otros escépticos hacen excepciones para las experiencias que consideran fuera de la esfera empírica, tal como experiencias religiosas o preguntas morales.
En cualquier caso, restringimos generalmente nuestra investigación a las afirmaciones que son testables. Es difícil ver, por ejemplo, cómo podríamos probar la hipótesis que existe un ser supremo, aunque podemos examinar ciertamente la evidencia que se propone para apoyar las demandas de la existencia de un dios.
Podamos o no encontrar  evidencia concluyente a favor o en contra de las demandas, podemos por lo menos buscar cualquier evidencia  disponible para ayudarnos  tomar una decisión de manera informada. Tal es la aproximación escéptica.

Guía de campo del Pensamiento Crítico

Por: James Lett

Traducido por Ricardo Montanía

 Hay muchas razones para la popularidad de las creencias paranormales en los EE.UU.  hoy, estas incluyen;

1.La irresponsabilidad de los medios masivos de comunicación
2. La  irracionalidad de la cosmovisión norteamericana, la cual apoya insostenibles afirmaciones tales como la vida después de la muerte o la eficacia del polígrafo.
3.Lo inefectivo de la educación pública, la cual generalmente fracasa en enseñar a los estudiantes las habilidades esenciales del pensamiento crítico.
Como profesor universitario, estoy especialmente aludido en lo referente al tercer problema. La mayor parte de los estudiantes en mis clases, sencillamente no saben cómo crear conclusiones razonables a partir de la evidencia. Como máximo han sido enseñados en el colegio acerca de Qué pensar, pocos de ellos saben Cómo pensar. En un intento de poner algún paliativo a este problema en mi Universidad, desarrollé un curso optativo llamado “Antropología y lo Paranormal”.
El curso examina el campo completo de las creencias paranormales en la cultura Norteamericana contemporánea, desde la precognición y la sicoquinecis hasta la canalización y la Criptozoología y todo lo que se encuentra en el medio y más allá incluida la astrología, los OVNIS y el creacionismo. Enseñé muy poco de teorías antropológicas y menos aún de terminología antropológica.
En cambio, traté de comunicar la esencia de la perspectiva antropológica, enseñándola indirectamente a través de lo que es el método científico. Lo hago así enseñándoles cómo evaluar evidencia. Les doy seis simples reglas para seguir cuando se examina cualquier afirmación. Luego se enseña como aplicar las mismas para examinar las afirmaciones paranormales.Las seis reglas son mi propia simplificación y destilación de lo que es el método científico. Para hacerla más fácil de recordar he creado un acrónimo; La expresión “FaLo In HoReSu” (*)  que principian las reglas de Falsabilidad, Lógica, Inclusividad, Honestidad, Replicabilidad y Suficiencia.Digo a mis estudiantes, Apliquen estas reglas a la evidencia que ofrece cualquier afirmación y nadie podrá enrollarles y robar sus creencias. Serán ustedes a prueba de timadores.

Falsabilidad   

Debe ser posible concebir la evidencia que probaría que la afirmación sea falsa.

Puede sonar paradójico, pero para que cualquier afirmación sea verdadera, ésta debe ser falsable. La regla de la falsabilidad es una garantía de que si la afirmación es falsa, la evidencia probará que es falsa y que si la afirmación es verdadera la evidencia no la desacreditará (en cuyo caso la afirmación es tomada tentativamente como correcta hasta que el tiempo y la evidencia nos traiga algo que la muestre como no correcta).
En forma breve, la regla de falsabilidad dice que la evidencia debe importar, y como tal es la primera, más importante y fundamental regla del razonamiento a base de evidencias.La regla de falsabilidad es esencial por esta razón: Sin nada concebible podrá nunca desbancar una afirmación, entonces la evidencia que exista no importaría. Sería inadecuado incluso examinar la evidencia, porque la conclusión es ya conocida—La afirmación es invulnerable a cualquier posible evidencia.
Esto no significa, sin embargo, que la afirmación sea cierta, en realidad significa que la afirmación carece de significado. Esto es así porque es imposible -lógicamente imposible- para cualquier afirmación ser cierta sin importar nada. Para cada afirmación verdadera, se puede siempre concebir evidencias que tornarían la afirmación en falsa.
En otras palabras-de nuevo-TODA AFIRMACIÓN VERDADERA ES FALSABLE. Por ejemplo la aserción verdadera de que la extensión de la vida humana es menor a 200 años, sería falsada por un solo humano que llegara a vivir 200 años. En forma similar la afirmación verdadera que a la presión atmosférica el agua se congela a 0 Celsius, sería falsada si encontráramos agua que se congele a 3 Celsius. Estos hechos están establecidos como “hechos” científicos y no es de esperar que sean falsados alguna vez, sin embargo el punto es que “pueden ser” falsados.
Cualquier afirmación que no pueda ser falsada se vacía de contenido proposicional, esto es, no hace una aserción fáctica, estaría haciendo, en cambio, una aserción emotiva, una declaración acerca de cómo se siente la persona acerca del mundo. Las afirmaciones NO Falsables comunican información, pero lo que describen son los valores de quien las hace. No se comunica nada de naturaleza fáctica y por tanto no son ni falsas ni verdaderas.
Las afirmaciones No Falsables son proposicionalmente vacías. Hay dos principales maneras en que el principio de falsabilidad puede ser violado—dos maneras, en otras palabras, de hacer afirmaciones no falsables.
La primera consiste en las afirmaciones no asertivas, un discurso que es amplio o vago que carece de contenido proposicional. Las afirmaciones no asertivas son básicamente ininteligibles y consecuentemente carentes de significado. Considérese, por ejemplo, la afirmación que hacen los que se dicen terapistas del Cristal, lo que afirman es que ellos pueden usar piezas de cuarzo para devolver el balance y la armonía a la energía espiritual de una persona. ¿Qué significa tener energía espiritual desbalanceada? ¿Cómo es reconocida y diagnosticada esta condición? La mayoría de las “maravillas” New Age, de hecho, consisten en este tipo de declaraciones no asertivas que se disuelven completamente cuando son expuestas a la solvencia del racionalismo.
Las declaraciones no asertivas tienen la ventaja de que virtualmente cualquier evidencia que pueda ser aducida puede ser interpretada como congruente con la no- afirmación. Por este motivo es especialmente popular entre los paranormalistas que dicen tener poderes precognitivos. Jeane Dixon (famosa síquica Norteamericana)  predijo que 1.987 sería un año “lleno de cambios” para Caroline Kennedy. Dixon también predijo que Jack Kemp debería “enfrentar grandes desacuerdos con el resto de su partido” y que la “red mundial de narco-terrorismo sería desligada de los zares de las drogas. En el mismo año también reveló que Dan Rather “puede (o no)ser hospitalizado”, en 1.988, y que el principal problema de Whitney Houston en 1.986 sería “balancear su vida personal contra su carácter”.
Las declaraciones no asertivas tienden a convertirse en afirmaciones que establecen que “lo que será será”.
La segunda variedad de afirmaciones no falsables es aún más popular entre los paranormalistas, implica el uso de resultados múltiples, esto es, una interminable serie de excusas que intentan explicar porqué la evidencia no falsa la afirmación. Los Creacionistas, por ejemplo, afirman que el universo no tiene mas de 10.000 años.
Ellos no consideran el hecho de que se pueden observar estrellas que se encuentran a millones de años luz de la tierra lo que significa que la luz de esas estrellas deberían haber iniciado su viaje hace millones de años, lo que prueba que el universo tiene millones de años. ¿Entonces cómo responden los creacionistas a esto?. Sugiriendo que Dios debe haber creado la luz  ya en camino en el momento de la creación.
Ninguna concebible evidencia puede, por supuesto, falsar esa afirmación. Ejemplos adicionales abundan en el mundo paranormal, Los propulsores del tema OVNI, ante la falta de evidencia física o fotográfica hablan de una “conspiración gubernamental” que evita la aparición de evidencia que prueba su caso.Los sanadores síquicos dicen que pueden sanar toda vez que uno tenga suficiente fé en sus poderes. Los sicokineticos dicen que pueden doblar cucharas con la mente, toda vez que no sean interferidos por energías negativas provenientes de observadores escépticos. Los Tarotistas pueden leer el futuro si usted es sincero en su deseo de conocimiento.

Lógica

Cualquier argumento ofrecido como evidencia de cualquier afirmación debe ser coherente.
Un argumento es válido cuando su conclusión proviene en forma unívoca de sus premisas, es coherente si es valido y todas las premisas son verdaderas. Las reglas de la lógica rigen la validez de las inferencias.
Aunque los filósofos han codificado y nombrado las variadas formas de argumentos válidos, no es necesario seguir un curso de lógica para aplicar las reglas de la inferencia consistente y correctamente.
Un argumento no válido puede ser reconocido por el simple método del contra ejemplo: si se puede concebir una instancia en la cual la conclusión no necesariamente se sigue de las premisas aunque estas sean verdaderas, entonces la afirmación es no valida: Considérese el siguiente silogismo. Todos los perros tienen pulgas, Javier tiene pulgas, por tanto Javier es un perro.
Esta conclusión es errónea porque cualquier felino portador de pulgas de nombre Javier proporciona un contraejemplo. Si un argumento es no valido entonces, por definición, incongruente. No todos los argumentos válidos son congruentes sin embargo, consideremos este ejemplo; Todos los perros tienen pulgas, Javier es un perro por tanto Javier tiene pulgas, este argumento no es congruente porque la primera premisa es falsa, no todos los perros tienen pulgas.
La determinación de un argumento congruente suele ser problemática, conocer  si determinada premisa  es falsa o no requiere conocimiento adicional que implica investigación empírica.
Si la afirmación pasa estos dos tests sin embargo- ser valido y congruente- entonces la afirmación puede ser tomada con certeza.
La regla de la lógica es frecuentemente violada por los seudo científicos. Erich von Däniken quien popularizó el mito del astronauta antiguo en los 70, escribió muchos libros en los cuales se encuentran afirmaciones no validas e incongruentes como “Las carrozas de los dioses” no se limitaba a hacer sólo argumentos lógicamente no válidos sino también fácticamente inexactos, es decir afirmaciones doblemente incongruentes.
Por ejemplo; argüía que los mapas hechos por el almirante Piri , turco del siglo 16, era tan “extraordinariamente preciso”que sólo podría haber sido hecho con fotografías satelitales.
No solamente la premisa es inválida (muchas  otras técnicas fuera de la fotografía satelital pueden resultar en mapas “extraordinariamente precisos”) sino que también los mapas de Piri, de hecho, contienen muchas gruesas inexactitudes.

Inclusividad.

La evidencia ofrecida en apoyo de cualquier afirmación debe ser exhaustiva—lo cual es Toda la evidencia disponible–debe ser considerada.
Por razones obvias, nunca es razonable considerar solo la evidencia que apoya una teoría y descartar la que la contradice.
Esta regla requiere cierta explicación, pues siempre es rota por los que adhieren a creencias paranormales.Por ejemplo, los proponentes de la teoría del biorritmo indican que los accidentes de avión ocurren en los días en que los tripulantes estaban pasando por puntos críticamente bajos en sus ciclos intelectuales, emocionales y/o síquicos.
La evidencia considerada por los apologistas del biorritmo sin embargo no incluye el número aún mayor de accidentes ocurridos cuando la tripulación estaba pasando puntos altos o neutros en sus ciclos de biorritmo. (Hines 1988:160).
En forma similar, cuando la gente cree que Jeane Dixon tiene habilidades precognitivas al haber pronosticado la elección, en 1.988, de George Bush (dos meses antes, cuando gran parte de los cientistas sociales, medios de comunicación y ciudadanos comunes del país hacían ese mismo pronóstico), típicamente ignoran los cientos de predicciones fallidas hechas por Dixon (tales como su predicción de que John F. Kennedy no ganaría la elección en 1.960, que la tercera guerra mundial comenzaría en 1.958. y que Fidel Castro moriría en 1.969.)Si se es selectivo en la evidencia que se considera, se puede razonablemente concluir que la tierra es plana.

Honestidad.

La evidencia ofrecida en apoyo de cualquier afirmación debe ser evaluada sin caer en la decepción.
La regla de la honestidad es un corolario de la regla de la inclusividad. Cuando se ha examinado toda la evidencia es esencial la honestidad acerca de los resultados de lo examinado.
Si el peso de la evidencia contradice la afirmación, entonces se debe abandonar la creencia en tal afirmación. Lo opuesto, la mantiene.
La regla de la honestidad, como la de la inclusividad es frecuentemente violada por los proponentes y adherentes de las creencias paranormales. Los parasicólogos la violan cuando concluyen, después que numerosos experimentos subsecuentes han fallado en replicar los resultados positivos iniciales de la percepción extrasensorial, que la percepción extrasensorial es un fenómeno muy elusivo. (Aplicando la navaja de Occam la conclusión más honesta sería que los resultados positivos originales deben haber sido coincidencia).
Creyentes en lo paranormal violan esta regla cuando concluyen, después de haber observado a un “ psíquico” repetitivamente doblar cucharas con sus manos, que solamente engaña algunas veces.En la práctica la regla de la honestidad significa básicamente un imperativo en contra de romper la regla de la falsabilidad tomando resultados múltiples.
Y aún hay más, la regla de la honestidad significa que se debe aceptar la obligación de llegar a una conclusión racional una vez examinada toda la evidencia. Si el peso insostenible de la evidencia nos muestra lo errado de la creencia entonces se debe concluir que la evidencia es falsa y se debe encarar las implicancias de tal conclusión abiertamente. En el aspecto de ser sobrepasados por evidencia negativa, la neutralidad y el agnosticismo, no son mejores que la credulidad y la fé. Negación, racionalización y todos los mecanismos familiares que se dan en la decepción constituyen violaciones de la regla de la honestidad.
En mi opinión, esta sola regla invalida toda la parasicología. Más de una centuria después de sistemática investigación, la hipótesis PSI permanece totalmente insustancial y sin soporte; los parasicólogos han fallado en sus intentos de producir “cualquier evidencia consistente” para lo paranormal que pueda resistir al escrutinio científico.
Por todas las indicaciones, el número de parasicólogos que observan la regla de la honestidad palidece en comparación con el número de aquellos que la eluden. Eric Dingwall, un investigador síquico veterano, resume su experiencia en la investigación parasicológica con esta observación “Después de sesenta años de experiencia y familiaridad con la mayoría de los parasicólogos más importantes de ese período, pienso que no podría nombrar media docena de ellos a los que pudiera llamar estudiosos objetivos quienes honestamente desean descubrir la verdad” 

Replicabilidad

Si la evidencia de cualquier afirmación está basada en resultados experimentales, o si la evidencia ofrecida en soporte de cualquier afirmación puede ser lógicamente explicada como coincidencia, entonces, es necesario realizar otros experimentos para afirmar la evidencia.
La regla de la replicabilidad provee una guarda contra la posibilidad de error, fraude o coincidencia. Un solo experimento no es suficiente por sí mismo aunque el experimento concierna a la producción de fusión nuclear o la existencia de habilidades telepáticas. Cualquier experimento, sin importar cuán cuidadosamente diseñado y ejecutado haya sido, esta siempre sujeto a la posibilidad de sesgos implícitos o errores no detectados.
La regla de la replicabilidad, la cual requiere observadores independientes para seguir los mismos procedimientos y alcanzar los mismos resultados, es un método efectivo de corregir sesgos o errores, incluso si éstos permanecen permanentemente no reconocidos.
Si los resultados experimentales son producto del fraude deliberado, la regla de replicabilidad asegurará que el experimento sea hecho eventualmente por honestos investigadores.
Si el fenómeno en cuestión puede ser concebiblemente el producto de la coincidencia, entonces el fenómeno debe ser replicado antes de que la hipótesis de la coincidencia sea rechazada.
Si la coincidencia es, en efecto, la explicación del fenómeno, luego el fenómeno no será duplicado en pruebas subsiguientes y la hipótesis de coincidencia será confirmada; pero si  no, entonces el fenómeno podrá ser duplicado y otra explicación distinta a la coincidencia tendrá que ser buscada.

Suficiencia

La evidencia ofrecida en apoyo de cualquier afirmación debe ser adecuada para establecer la verdad de tal afirmación, con estas estipulaciones.
1.    La carga de la prueba de cualquier afirmación es del que hace la afirmación.
2.    Afirmaciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias.
3.  Las evidencias basadas en autoridad y/o testimonio son siempre inadecuadas para cualquier afirmación paranormal.
La carga de la prueba siempre descansa en el que hace la afirmación por la simple razón que la ausencia de no-confirmación no es lo mismo que la evidencia confirmada.
Esta regla es frecuentemente violada por los proponentes de lo paranormal, quienes afirman que,  debido a que sus afirmaciones no han sido refutadas, por tanto estas han sido probadas. (Los proponentes de OVNIS, por ejemplo, argumentan que debido a que los escépticos no han explicado cada avistamiento OVNI, algunos de ellos deben ser naves extraterrestres).
Considérense las implicaciones de tal clase de razonamiento; Si digo que Hitler está vivo y bien, viviendo en Argentina ¿ cómo podría usted falsar mi afirmación? Dado que la afirmación es lógicamente imposible, lo mejor que podría hacer (en ausencia de evidencia forense contundente) es  mostrar que la afirmación es altamente improbable—esto no probará que la afirmación es falsa.
El hecho que usted no pueda probar que Hitler no está bien, viviendo en Argentina no prueba que así sea. Sólo prueba que podría ser—pero eso significa muy poco; la posibilidad lógica no es lo mismo que la realidad establecida.
Si la ausencia de pruebas falsatorias fueran suficiente prueba de una afirmación, entonces podríamos “probar” cualquier cosa imaginable. Las creencias deben estar basadas no solo en la ausencia de no-refutaciones sino en la presencia de evidencia confirmatoria.
Es obligación del que hace la afirmación proveer de evidencia confirmatoria.Las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias por la obvia razón del balance. Si se afirma que llovió de ida al trabajo el martes, sería aceptable admitir tal cosa con base en mi reporte.
Pero si se reclama haber sido secuestrado por extraterrestres para ser llevado al lado oscuro de la luna y ser sometido a extraños procedimientos médicos, sería justificado demandar mas evidencia sustancial.
La evidencia ordinaria de mi testimonio, aunque suficiente para las afirmaciones ordinarias, no lo es para las afirmaciones extraordinarias. En efecto, el testimonio es siempre inadecuado para cualquier afirmación paranormal, aunque esta sea ofrecida por una autoridad o persona común, por la simple razón de que un humano puede mentir o cometer un error.
Ninguna especialización en cualquier campo es garantía contra la falibilidad humana, y la especialización no termina con la motivación para mentir, por tanto las credenciales personales, conocimiento y experiencia no pueden por si mismas ser tomadas como evidencias para establecer la verdad de una afirmación.
Más aún la sinceridad de una persona no presta nada a la credibilidad de su testimonio. Aún si la persona esta contando lo que sinceramente cree la verdad, es siempre posible que pueda cometer un error.
La percepción es un acto selectivo, dependiente del contexto de creencias, expectativas, estados bioquímicos y emocionales, y un sin número de otras variables.
La memoria es notoriamente problemática, dada a un amplio rango de distorsiones, olvidos, sustituciones y amplificaciones.
Por tanto el testimonio del que la ofrece acerca de lo que recuerda de haber visto u oído siempre debe ser tenido como provisional y aproximado; cuando la gente habla de lo paranormal, su testimonio nunca debe ser tenido como evidencia aceptable por sí misma.
La posibilidad de error es por mucho demasiado grande.

Conclusión

Las tres primeras reglas – Falsabilidad, Lógica e Inclusividad- son todas  reglas lógicamente necesarias del razonamiento basado en la evidencia.
Si hemos de tener confianza en la veracidad de cualquier afirmación sea normal o paranormal, la afirmación debe tener contenido proposicional, y la evidencia ofrecida en su apoyo debe ser racional y exhaustiva.
Las últimas tres –honestidad, replicabilidad y suficiencia- son reglas pragmáticamente necesarias del razonamiento basado en evidencias.
Porque los seres humanos son a menudo motivados para racionalizar y mentir acerca de sí mismos, porque a veces están motivados para mentir a otros, porque pueden cometer errores, y porque la percepción y la memoria son problemáticas, debemos exigir que la evidencia para cualquier afirmación factual deba ser evaluada sin decepción, que sea cuidadosamente sometida a escrutinio en busca de errores y fraudes, y que sean substanciales e inequívocos.
Lo que digo luego a mis estudiantes, es que pueden y deben usar “FaLO In HoReSu” para evaluar la evidencia ofrecida para cualquier afirmación. Si la afirmación falla en cualquiera de estos seis tests, debe ser rechazada; pero si los pasa todos entonces estén justificados de poner considerable confianza en ella. Que apruebe los seis tests, por supuesto, no garantiza que la afirmación sea cierta (sólo por haber examinado toda la evidencia disponible al día de hoy no garantiza que no habrá nueva evidencia futura que falsee la afirmación), pero garantiza que se tengan buenas razones para creer la afirmación. Garantiza que se ha entregado la creencia por un precio justo, que no se ha robado la creencia.
Ser un adulto responsable significa aceptar el hecho de que casi todo conocimiento es tentativo, y aceptarlo de buen humor. También podría ser necesario cambiar nuestras creencias el día de mañana si la evidencia lo autoriza, y se debería tener el valor y la capacidad de hacerlo. Esto es, en esencia lo que el escepticismo significa: creer si, y sólo si, la evidencia lo autoriza.

Acerca del autor

James Lett es Profesor de antropología en el departamento de ciencias sociales de la Universidad, Indian River Community , 3209 Virginia Avenue, Ft. Pierce, FL 34981. Es el autor de The Human Enterprise: A Critical Introduction to Anthropologcal Theory y Science, Reason, and Anthropology: The Principles of Rational Inquiry (1997, Rowman y Littlefield Editores). Puede ser contactado por e-mail en: [email protected]

 

(*) En Inglés era FiLCHeRS, pero la C de “Comprehensiveness” debió cambiarse por la I de “Inclusividad” que fue la traducción más aproximada encontrada. El acrónimo nuevo FaLo In HoReSu es absolutamente menos feliz.

Nota del traductor

La máquina de creer

Por: James Alcock

Traducido por Ricardo Montanía

Nuestro sistema nervioso constituye una máquina de generación de creencias que ha evolucionado no para buscar la verdad, la lógica o la razón sino para sobrevivir. La máquina de creer tiene siete componentes principales. 

James Alcock

Las siguientes creencias son fuertemente mantenidas por un gran número de personas. Cada una de las cuales ha sido debatida ardientemente.
* A través de la hipnosis, se puede acceder a vidas pasadas.
* Los horóscopos proveen información útil acerca del futuro.
* Las curaciones espirituales algunas veces tienen éxito donde la medicina convencional falla.
* Una conspiración Satánica trans generacional ampliamente extendida está en marcha en la sociedad.
* Algunas personas con ciertos dones especiales tienen poderes síquicos que ayudan a la policía a resolver crímenes.
* Podemos, a veces, comunicarnos unos con otros a través de telepatía.
* Algunas personas han sido abducidas por OVNIS y luego vuelta a la tierra.
* Elvis Presley vive.
* La vitamina C puede prevenir o curar el resfriado común.
* Los inmigrantes roban el trabajo de los nacionales.
* Ciertos grupos raciales son intelectualmente inferiores.
* Ciertos grupos raciales son atléticamente superiores, al menos en algunos deportes específicos.
* El crimen y la violencia están relacionados con la ruptura de la familia tradicional.
* La capacidad nuclear Coreana plantea una amenaza para la paz mundial.

A pesar de la gran confianza por parte de ambas partes, creyentes y no creyentes, en la mayoría de los casos ninguna parte tiene mucha, en realidad ninguna, evidencia objetiva para cambiar su posición.
Algunas de estas creencias tales como telepatía y astrología, están en abierta contradicción con la cosmovisión científica y por tanto es considerada por muchos científicos como “irracional”.
Otros no son inconsistentes del todo con la ciencia, y aunque se basen en hechos o no, nadie los consideraría irracionales.
Los racionalistas del siglo diecinueve predijeron que la superstición y la irracionalidad serían vencidas por la educación universal.
Sin embargo, eso no ha sucedido.
Los altos niveles de instrucción y la educación universal han hecho muy poco para disminuir tales creencias, y encuesta tras encuesta indica que una gran mayoría del público cree en la realidad de los fenómenos ocultos o paranormales.

¿Porqué es así esto?
¿ Porque en esta era tecnológica y científica la superstición y la irracionalidad abundan tanto?
Es que nuestro cerebro y nuestro sistema nervioso constituye una máquina de generar creencias, un mecanismo que produce creencias sin ningúna preferencia en particular por lo que es verdad o no lo es.Esta maquinaria de creencias selecciona información del medio, le da forma la combina con información de la memoria y produce creencias que son generalmente consistentes con las que ya posee.
Este sistema es capaz de generar creencias que son falaces así como tambien creencias que son veraces. Estas creencias guían las futuras acciones y, sean correctas o no, pueden ser funcionales para los que las sostengan. El hecho de que haya o no un cielo para las almas afortunadas no hace nada en contra de la utilidad de dicha creencia para la gente en busca de significados para sus vidas. Nada es fundamentalmene diferente en lo que podríamos pensar es una creencia “irracional” –estas spm generadas en la misma manera que las otras creencias.
Podemos no tener bases para creer en conceptos irracionales pero tampoco las tenemos para la mayoría de nuestras creencias.

Por ej. Usted probablemente cree que cepillarse los dientes es bueno para sus dientes, pero sería extraño que tenga alguna evidencia que apoye esta creencia, a menos que sea usted un dentista. A usted se le ha enseñado esto, tiene algún sentido, y nunca le han hecho cuestionar esto.Si conceptualizaremos el sistema nervioso y al cerebro como una máquina de generar creencias, será necesario distinguir varios componentes, cada una reflejando algún aspecto básico de la generación de creencias, las siguientes son importantes

1.    La unidad de aprendizaje.

2.    La unidad de pensamiento crítico.

  1. La unidad de deseos.
  2. La unidad de entrada.
  3. La unidad de respuesta emocional.
  4. La unidad de memoria.
  5. La unidad de retroalimentación ambiental.

La unidad de aprendizaje

Esta unidad es la clave para entender la máquina de creer. Es inherente a la arquitectura del cerebro y del sistema nervioso, y debido a su naturaleza estamos condenados a un proceso virtualmente automático de pensamiento mágico.

“Pensamiento mágico” es la interpretación de dos eventos que han ocurrido con cierta proximidad temporal como si uno de ellos hubiera ocasionado el otrosin tener en cuenta la relación causal.

Por ejemplo si usted cree que cruzar su dedos le traerá buena fortuna, usted ha asociado el acto de cruzar los dedos con el evento subsecuente e introducido una relación causal entre ambos.
Nuestros cerebros y sistemas nerviosos han evolucionado a lo largo de millones de años. Es importante entender que la selección natural no selecciona directamente en el sentido de la razón o la verdad, lo hace en el sentido de el éxito reproductivo. Nada en nuestro aparato cerebral confiere un estatus particular a la verdad.

Considere un conejo en la hierba alta, y démosle un momento de conciencia e intelecto.
Detecta un crujido en la hierba y habiendo en el pasado aprendido que a veces eso es señal de la presencia de un zorro hambriento, el conejo se pregunta si realmente se encuentra allí un zorro, o si es solo la acción del viento sobre la hierba, espera por más evidencia conclusiva, aunque esté motivado por la búsqueda de la verdad el conejo no vivirá mucho más.
Comparemos a el escéptico conejo anterior con uno que al oir el crujido responde con un fuerte y autonómico impulso, reacciona y corre lejos tan rápido como puede. Este tendrá mayores probabilidades de sobrevivir y reproducirse.

Por tanto, la búsqueda de la verdad no siempre promueve la supervivencia, y mantenerse en una creencia errónea no es siempre algo negativo.

Sin embargo aunque tal proceder puede ser útil en el monte podría ser peligroso en la era nuclear. La unidad de aprendizaje esta dispuesta de manera a aprender muy rápidamente de la asociación de dos eventos significativos-tales como tocar un horno caliente y sentir dolor–  el apareamiento de eventos produce un efecto final pero el no apareamiento no es tan influyente como lo anterior.
Si un niño tocara un horno caliente una vez y recibe quemaduras, luego si el niño vuelve a tocarlo sin recibir quemaduras la asociación entre tocar el horno y el dolor no será automáticamente desechada.
Esta asimetría básica, que un par de estímulos significativos tienen un importante efecto mientras que cuando no esten apareados el efecto es muy poco significativo es muy importante para la supervivencia.
Esta asimetría en el aprendizaje también subyace en muchos de los errores que colorean nuestros pensamientos acerca de eventos que han coincidido. Los humanos somos muy poco precisos para juzgar las relaciones entre los eventos que solo algunas veces coinciden.
Por ejemplo, si pensamos en el tío Enrique y luego inmediatamente llama él por teléfono esto parecería necesitar una explicación en términos de telepatía o precognición. Sin embargo solo podemos evaluar esto si consideramos el número de veces que pensamos en el tío sin que él llame, o cuando no pensamos en él y llamó de todos modos.. Este tipo de cosas tienen poco impacto en nuestros sistemas de aprendizaje. Porque estamos muy influenciados por los acontecimientos apareados, inferimos asociaciones e incluso relaciones causales entre dos eventos aunque no haya ninguna. Así, los sueños pueden corresponderse a menudo con posteriores eventos sólo por casualidad, y aún este apareamiento de sucesos tener un efecto dramático en las creencias. O cuando sintamos un resfriado manifestarse y tomemos vitamina C, cuando el resfriado no resulta ser tan fuerte después de todo inferimos una relación causal.
El mundo a nuestro alrededor abunda en coincidencias, algunas de las cuales son muy significativas, pero no así de la gran mayoría. Esto provee un campo fértil para el desarrollo de creencias falaces. Rápidamente creemos que existen asociaciones entre eventos, incluso cuando no es así. Somos llevados por eventos concurrentes en el tiempo a inferir que el suceso que ocurrió primero de alguna manera ocasionó que ocurra el segundo suceso.
Somos todos incluso más dados al error cuando eventos raros o emocionalmente sesgados están involucrados. Estamos siempre a la búsqueda de explicaciones causales, y tendemos a inferir causalidad cuando esta no existe. Usted quedará inquieto y tenso si escucha un fuerte ruido en su dormitorio y no puede hallar la fuente.

La Unidad de Pensamiento Crítico

La unidad de pensamiento crítico es el segundo componente de la máquina, y es adquirida—adquirida a través de la experiencia y de la educación implícita. Debido a la arquitectura del sistema nervios, antes descripta, nacemos daddos al pensamiento mágico.El niño que sonríe justo antes que una brisa mueva alguna cosa en su campo visual sonreirá una y otra vez, como si la sonrisa hubiera mágicamente causado el movimiento.
Debemos trabajar para superar esta predisposición mágica, pero no lo hacemos debidamente. Es a través de la experiencia y la enseñanza directa que comenzamos a entender los límites de nuestras interpretaciones intuitivas mágicas.
Se nos enseña la lógica y cuando nos sirve la usamos cuando parece apropiado. . De hecho, el paralelo cultural de este proceso  es el desarrollo del método formal de la lógica y de la investigación científica. Venimos realizar que no podemos confiar en nuestras inferencias automáticas sobre co-ocurrencia y causalidad. Así encontramos que no podemos creer en nuestras inferencias automáticas de concurrencia temporal y causalidad.
Aprendemos a usar simples exámenes de de razonamiento y evaluación de eventos de nuestro alrededor, pero también aprendemos que cierta clase de eventos no deben estar sujetos a la razón sino que deben ser aceptados por fé.

Cada sociedad enseña acerca de cosas transcendentales –fantasmas, dioses , espíritus y cosas así; y a menudo se nos enseña explícitamente a ignorar la lógica y aceptar las cosas basados en la fé o en la experiencia de otras personas. Para cuando somos adultos podemos responder a un evento en forma lógica y crítica o de un modo intuitivo basado en la experiencia.
Depende de cuál evento sea para que respondamos de una u otra manera.

-Si yo le dijera que anoche fui a casa y encontré una vaca en mi sala, usted estaría tentado más bien a reirse que otra cosa, esto aún cuando no hay nada imposible en tal evento.
-Si, por el contrario le comentara que entre a la habitación de mi abuelo y fui sorprendido por un resplandor sobre su armario   mientras la habitación se enfriaba usted quizá estará menos propenso a no creerme y más a prestar oídos a los detalles de mi relato, suspendiendo el análisis crítico que posiblemente aplicaría a mi historia de la vaca.

Algunas veces las emociones fuertes interfieren con la aplicación del pensamiento crítico. La racionalidad esta a menudo en desventaja con respecto al pensamiento intuitivo.

El sicólogo Graham Reed nos da el ejemplo de la “falacia del jugador”; suponga que observa una ruleta. Ha venido negro en diez ocasiones seguidas y un poderoso sentimiento intuitivo crece dentro suyo de que prontamente saldrá rojo. No puede salir negro por siempre. Aunque su mente racional le dice que la rueda no tiene memoria, que cada resultado es independiente de los que lo anteceden. En tal caso la lucha entre la intuición y la racionalidad no siempre es ganada por la racionalidad. Nótese que podemos prender o apagar la unidad de pensamiento crítico.
Como indiqué antes podemos apagarla totalmente si tratamos con creencias religiosas u otras cuestiones transcendentales.
Algunas veces deliberadamente la prendemos: “Esperen un momento, dejenme pensar esto” podríamos decir cuando alguien intenta sacarnos dinero para una causa aparentemente digna.

La unidad de deseos

El aprendizaje no ocurre en el vacío, no somos receptores pasivos de información. Activamente buscamos información para satisfacer nuestras necesidades. Podemos desear encontrar un sentido a la vida, o un sentido de identidad. Podemos desear recobrarnos de una enfermedad, o entrar en contacto con muertos muy queridos.
En general deseamos reducir nuestra ansiedad. Las creencias. Sean estas falsas o verdaderas, pueden calmar estos deseos. Usualmente creencias que pueden ser categorizadas como irracionales por los científicos son las que más atenúan estos deseos.
La racionalidad y la verdad científica tienen poco que ofrecer a la mayoría de la gente como remedio para las ansiedades existenciales. Sin embargo, creer en la reencarnación, la intervención sobrenatural y la vida eterna pueden aumentar aún más la ansiedad.Cuando deseamos más, cuando estamos en la mayor necesidad, somos también más vulnerables a las creencias falaces que pueden servir para satisfacer esos deseos.

La unidad de entrada

La información entra en el dispositivo  de  creencias  a veces bajo la forma de experiencia sensorial cruda y otras veces bajo la forma de información organizada, codificada, presentada oralmente, en libros, o películas. Somos detectores maravillosos del patrón, pero no todos los patrones que detectamos son los significativos.
Nuestros procesos perceptivos actúan de manera a encontrar sentido del ambiente alrededor de nosotros, pero tienen sentido — la opinión no es una reunión pasiva de información, sino   una construcción activa de una representación de qué está entrando  en nuestro mundo sensorial.
Nuestro aparato perceptivo selecciona y organiza la información del ambiente, y este proceso está conforme a muchas presunciones bien conocidas que pueden conducir a creencias distorsionadas. De hecho, es menos probable que seamos influenciados por la información entrante si no corresponde  a la creencia profundamente asumida.
Así, el cristiano muy espiritual puede estar muy preparado para ver a la Virgen Maria; información o experiencia perceptiva que sugiera que ella haya aparecido puede ser aceptada más fácilmente sin escrutinio crítico que lo que sería por alguien que sea un ateo. Es similar con respecto a las experiencias que se consideran paranormales en la naturaleza.

La unidad de respuesta emocional.

Las experiencias acompañadas por una fuerte emoción, pueden crear  inconmovibles creencias en cualesquiera explicaciones al evento aparezcan ante el individuo en ese momento. Si uno queda sobrecogido por un aparente caso de telepatía o un caso de OVNIS, luego pensamientos posteriores pueden quedar dominados por la falta de advertencia que la reacción emocional sería intensa , llevando a la conclusión de que algo inusual realmente pasó. Y la emoción puede directamente influenciar en la percepción y el aprendizaje. Algo puede ser interpretado como extraño o inusual debido a la respuestas emocionales. Hay evidencia de que nuestra respuesta emocional es accionada por información externa incluso antes de que seamos conscientes que algo haya pasado.Tómese este ejemplo proveído por LeDoux (1.994) en su artículo publicado de Scientific American (1.994. 270,pp.50-57).

Una persona va caminando entre árboles cuando capta información, tal vez audible, como hojas rozando, o visual como la vista de un objeto curvo en el suelo—que ocasionan una respuesta temerosa. Esta información aún antes de alcanzar el cortex cerebral es procesada en las amigdalas que lleva al cuerpo a emprender una veloz carrera. Un poco más tarde, cuando el cortex ha tenido tiempo de decidir si el objeto en cuestión era o no una serpiente, esta información aumentará la respuesta temerosa y comportamiento evasivo o servirá para no proceder de esa manera

Esto es relevante para comprender la experiencia paranormal, muy a menudo una experiencia emocional acompaña las experiencias paranormales.
Una coincidencia muy grande puede producir un disparo emocional que nos lleve a una explicación paranormal, porque eventos normales no suelen producir tales emociones.
Nuestros cerebros son también capaces de generar maravillosas experiencias perceptivas para las cuales raramente estamos preparados.
Experiencias fuera del cuerpo, alucinaciones, experiencias cercanas a la muerte, experiencias extremas, a estas es atribuible alguna explicación, no en alguna realidad externa transcendental, sino en el cerebro.No siempre somos capaces de distinguir lo que se ha originado en el cerebro  de algo del exterior al mismo.
Por tanto podemos atribuir falsamente al mundo exterior percepciones y experiencias creadas en el cerebro Tenemos poco entrenamiento en relación a tal experiencial. Como los niños aprendemos a no creer, la mayoría, en sueños y pesadillas. Nuestros padres y nuestra cultura nos dicen que son productos de la actividad de nuestros cerebros.
Pero no estamos preparados para las alucinaciones, experiencias cercanas a la muerte y experiencias extremas y a tal grado que que somos sobrepasados por las emociones y llegamos a ver tales experiencias como profundamente significativas y reales sea esto así o no.
Ray Hyman siempre ha advertido a los escépticos que no les sorprenda que un día tengan una fuerte experiencia emocional que paresca exigir una explicación paranormal. Dada la manera en que nuestro cerebro trabaja, es de esperar tales experiencias de tiempo en tiempo. Los no preparados pueden convertir esas experiencias en fuertes creencias. Cuando yo era un estudiante graduado, otro estudiante con quien compartía mi oficina, y que también era un escéptico como yo acerca de lo paranormal, vino a la universidad sobrecogido por el realismo y la claridad de un sueño que había tenido la noche anterior. En este, su tío en Connecticut había muerto, había sido un sueño tan emocional que Jack me dijo que si su tío moría pronto el no sería capaz de mantener su escepticismo acerca de la precognición – la experiencia fue así de fuerte. Diez años después, su tío aún vive, y el escepticismo de Jack también se encuentra intacto.

La unidad de memoria

A través de nuestra experiencia, llegamos a creer en la confiabilidad de nuestra memoria y en nuestra habilidad para juzgar si un recuerdo es confiable o no. Sin embargo, la memoria es un proceso constructivo antes que una representación literal de experiencias pasadas, y los recuerdo están sujetos a sesgos y serias distorsiones. No solamente la memoria se involucra ella misma en el procesamiento de la información entrante y en el moldeo de las creencias; sino que ella misma es fuertemente influenciada por las percepciones y creencias. Es muy difícil para un individuo rechazar los productos de su propio proceso de memoria, para la memoria todo parece tan real.

La unidad de retroalimentación ambiental

Las creencias nos ayudan a vivir.
Guian nuestras acciones e incrementan o reducen nuestras ansiedades. Si actuamos basados en las creencias, y esto “funciona” para nosotros, aunque sean fraudulentas, porqué estariamos inclinados a cambiarlas? La retroalimentación exterior, refuerza o debilita nuestras creencias , pero como las propias creencias influencian como es percibida la realimentación , las creencias pueden ser muy resistentes a informaciones contradictorias con nuestras creencias y experiencias. Si usted realmente cree en las abducciones por alienígenas, luego cualquier evidencia en contra será racionalizada, se dirá en jerga conspiraticia que “es la ignorancia de la gente” o cualquier otra cosa. Como fue mencionado antes, las creencias falaces pueden ser incluso más funcionales que aquellas basadas en la realidad.
Por ejemplo Shelley Taylor, en su libro Ilusiones Positivas, nos muestra una investigación que indicando que gente con depresiones no muy fuertes son con frecuencia más realistas acerca del mundo exterior que las personas más felices.
La gente emocionalmente sana, lo es hasta cierto punto por erigir falsas creencias –ilusiones—que reducen la ansiedad y aumentan el bienestar, así como los individuos deprimidos hasta cierto punto ven el mundo con mayor precisión. La gente feliz puede subestimar la posibilidad de enfermar de cáncer o de ser asesinados, y pueden evitar pensar acerca de la realidad última de la muerte, mientras que los deprimidos pueden ser mucho mas realistas en relación a estos asuntos.
na manera importante de buscar la realidad consiste en comparar nuestras creencias con las de otros.
Si yo soy el único que interpretó un resplandor extraño como una aparición, entonces es más posible que revea mi interpretación que si muchas personas compartan la misma. A menudo buscamos gente que esté de acuerdo con nosotros, o elegimos literatura que apoye nuestras creencias.
Si la mayoría pone en duda nuestra creencia. Entonces, aunque partes de una minoría, podemos trabajar colectivamente para disipar dudas y encontrar certeza. Podemos invocar conspiraciones y ocultamientos para explicar la ausencia de evidencia confirmatoria. Podemos trabajar para inculcar nuestras creencias en otros, especialmente en niños.
Creencias compartidas pueden promover solidaridad social e incluso un sentido de importancia para el individuo y el grupo.

En conclusión.

Las creencias son generadas por la máquina de creer sin una particular preocupación por la verdad. La búsqueda de la verdad es una orientación adquirida de orden mayor, que refleja una subyacente filosofía que presupone la existencia de una realidad objetiva que no siempre es percibida por nuestros sentidos.
La maquina de creer funciona siempre, fortaleciendo creencias, creando nuevas, raramente descartando cualquiera.
Podemos a menudo ver la tontería las creencias ajenas. Es muy difícil ver lo mismo en las nuestras. Creemos en todo tipo de cosas, abstractas y concretas—en la existencia del sistema solar, los átomos, las pizzas y los restorants de cinco estrellas en París. Tales creencias no son diferentes, en principio, de las creencias en hadas en el jardín, en los fantasmas, en hombres lobo, en conspiraciones satánicas, en curas milagrosas y otras. Tales creencias son similares en su forma, todas productos del mismo proceso, aun cuando varíen ampliamente en su contenido. También pueden, contener mayores o menores influencias de las unidades de pensamiento crítico y de respuesta emocional.El pensamiento crítico, la lógica, la razón, la ciencia—son términos que se aplican de una manera u otra para intentar superar los enredos en que caemos debido a la intuición, percepción distorsionada y memoria.

El auténtico pensador crítico acepta lo que poca gente acepta—que uno no puede rutinariamente creer en sus percepciones y en su memoria. Elaboraciones falaces de nuestra imaginación y reflexiones provenientes de nuestras necesidades emocionales pueden a menudo interferir o suplantar la verdad o la realidad.

A través de la enseñanza y la promoción del pensamiento crítico nuestra sociedad se alejará de la irracionalidad, pero no debemos esperar tener éxito en abandonar completamente nuestras tendencias irracionales debido a la naturaleza básica de nuestra máquina de creer. La experiencia es a menudo una pobre guía hacia la realidad.
El escepticismo nos ayuda a cuestionar nuestra experiencia. Deberíamos tratar de recordar las palabras de P.J. Bailey(en Festus: Una ciudad rural):

“Donde hay duda hay verdad”—o su sombra.